Relatos Eróticos


Adiós a la monotonía...

Mi vida se había convertido en una monotonía absoluta, todo giraba en torno al trabajo y una relación que sentía que se había estancado. Todos los domingos eran iguales comida en casa de la familia de uno, cañas con los amigos de tarde, chino para cenar... Pero algo cambió cuando llegué al trabajo ese lunes, una compañera nueva


Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información